Mi historia con Affilinet, final feliz.