Mark y Tinero, capítulo 2