Una llamada a la acción es necesaria siempre